La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, protege y aísla a nuestro organismo de todos los factores externos y del medio ambiente que puedan dañarlo.
Una rutina facial diaria es primordial para tener una piel preciosa.

Recuerda que los cuidados que tengas desde un inicio se van a reflejar con la edad en un futuro.
Dedicar unos minutos al cuidado de la delicada piel de la cara y del cuello no te robará demasiado tiempo y, a cambio, si eres constante, contribuirás a tener una piel radiante.

La rutina facial diaria completa consiste en tres sencillos pasos: limpieza, tonificación y, por último, hidratación y nutrición. Por norma general, debes realizar este ritual dos veces al día, una por la mañana y otra antes de dormir.

En tu rutina facial diaria, nunca tienes que olvidar el cuello. Es una de las zonas más sensibles del rostro y en la que antes se manifiestan los signos de la edad si no la atiendes como corresponde.
Es importante consultar con un dermatólogo certificado para que pueda indicarte que productos tienes que utilizar según tu tipo de piel.

Leer: Mascarillas faciales caseras, naturales y económicas

Aquí te explicamos los cuidados básicos que hay que tener desde el principio

Rutina de Día:
Paso #1 Limpieza
Por la mañana, comenzarás lavándote la cara con un limpiador adecuado para tu tipo de piel.


Paso #2 Tonificación
El objetivo principal de cualquier tónico es hidratar la piel, evita que sientas sequedad después de la limpieza y equilibra su pH. Si los niveles de pH de tu piel son bajos, puedes padecer irritación, rojeces y acné, mientras que un pH demasiado elevado provoca sequedad y descamación.

También ayuda a que los siguientes productos se absorban aún mejor.
Los ingredientes activos de los tratamientos penetrarán mejor en los poros, lo cual multiplicará sus resultados.
Busca un tónico suave que no contenga alcohol para no resecar tu piel.

Paso #3
Hidratación y nutrición
Aplicar una buena crema hidratante y nutritiva te dará como resultado una piel hidratada, firme y saludable, también contribuirá a retrasar la aparición arrugas!

Ojos:
Elige una crema antiedad especial para esta delicada zona. Aplícalo dando ligeros golpecitos alrededor del área de los ojos con el dedo anular, este dedo es el que tiene menos fuerza, por lo que es más suave. Este paso es imprescindible, sobre todo si ya pasas de los 25 años, así que no te lo saltes.

Paso #4
Protección solar
Cuando se trata de protector solar, los expertos recomiendan usar algo con protección de amplio espectro y que tenga al menos SPF 30. Si encuentra un humectante diario que también cumpla con estas especificaciones, puedes usarlo tanto como humectante como protector solar.

Rutina de Noche:
Como no te preocupa la exposición al sol por la noche, solo tienes que hacer dos cosas aquí: limpiar e hidratar.

Paso #1
Limpieza
Vayas o no maquillada siempre tienes que limpiar el rostro por la noche, el rostro acumula sebo e impurezas por lo que tienes que limpiarlo antes de aplicar tus cremas.

Si utilizas alguna loción desmaquillante procura lavar el rostro luego de utilizarla, (un algodón embebido en agua es suficiente) y así poder continuar con el siguiente paso.

Paso #2
Tonificación
Pasa un algodón con toner por toda tu cara y prepara tu piel para el paso siguiente.


Paso #3
Serúm
Como no vamos a aplicar protección solar, podemos darle un extra de cuidado a la piel aplicando un sérum o una mascarilla antes de la crema.


Paso #4
Hidratación
Una vez que tu tratamiento se haya absorbido, séllalo con un buen hidratante. Puede ser el mismo que usaste en la mañana.


Ojos:
Aplica una crema de contorno de ojos antiedad.

Para complementar la rutina facial incluye también:

Exfoliación dos veces a la semana:
Usa un exfoliante suave en tu cara, para eliminar las células muertas de la piel. Úsalo justo después de lavar tu cara y antes del tónico, verás cambios en la textura de tu piel de inmediato, estará súper suavecita y cero opaca.

Leer: Exfoliantes labiales caseros recetas fáciles y económicas

Evita los exfoliantes que tengan partículas de semillas o huesos de frutas, ya que son demasiado agresivos para la delicada piel del rostro y pueden rasgar los tejidos cutáneos. No utilices un exfoliante corporal para la tez, ya que la piel de esta zona es muy diferente a la del resto del cuerpo.