meditcaión mindfulness

¿Qué es la meditación Mindfulness?

Es posible que hayas escuchado sobre la meditación Mindfulness, es la capacidad humana de estar completamente en el momento presente, consciente de dónde estamos y qué estamos haciendo, cuando somos conscientes de nuestras acciones, prestamos más atención a lo que estamos haciendo.

Es lo opuesto a seguir los movimientos; en cambio, estás sintonizado con tus sentidos, notando tus pensamientos y emociones. Se puede definir como un estado mental que implica estar completamente enfocado en “el ahora” para que puedas reconocer y aceptar tus pensamientos, sentimientos y sensaciones sin juzgar.

La meditación mindfulness es una práctica de entrenamiento mental que te enseña a reducir la velocidad de los pensamientos acelerados, dejar de lado la negatividad y calmar tu mente y tu cuerpo.

Puede tener numerosos beneficios, desde disminución del estrés y la tristeza hasta mayores niveles de concentración y felicidad. La práctica de meditación Mindfulness es una forma de experimentar verdaderamente el momento actual e integrar esa conciencia en tu vida cotidiana.

Practicar la meditación mindfulness no requiere accesorios o preparación (no es necesario usar velas, aceites esenciales o mantras, a menos que los disfrute). Para comenzar, todo lo que necesitas es un lugar cómodo para sentarte, 3 a 5 minutos de tiempo libre y una mentalidad libre de juicio.


Aquí está todo lo que necesitas saber para comenzar.

Leer: Hábitos para crear más felicidad en tú vida que vale la pena probar


Cómo empezar

Aprender meditación mindfulness es lo suficientemente sencillo como para practicar por tu cuenta, pero un maestro o programa también puede ayudarte a comenzar, especialmente si estás practicando meditación por razones específicas de salud.

Aquí hay algunos pasos simples para ayudarte a comenzar por tu cuenta.


Espacio

Encuentra un buen lugar en tu hogar, idealmente donde no haya demasiado desorden y puedas encontrar algo de tranquilidad. Deja las luces encendidas o siéntate a la luz natural. Incluso puedes sentarte afuera si lo deseas, pero elije un lugar con poca distracción.

Establece un tiempo de meditación

Haz todo lo posible para aprovechar una hora cada día para practicar la meditación mindfulness.
Y no seas demasiado duro contigo mismo si la vida se interpone en el camino; solo inténtalo de nuevo mañana.

Sentirse cómodo

Encuentra un lugar tranquilo y confortable. Siéntate en una silla o en el piso con la cabeza, el cuello y la espalda rectos, pero no rígidos. También es útil usar ropa cómoda y suelta para que no te distraigas.

Considera un temporizador

Si bien no es necesario, un temporizador (preferiblemente con una alarma suave y gentil) puede ayudarte a concentrarte en la meditación y olvidarte del tiempo, y eliminar cualquier excusa que tengas para detenerte y hacer otra cosa.

Dado que muchas personas pierden la noción del tiempo mientras meditan, también puede garantizar que no estés meditando durante demasiado tiempo. Asegúrate también de darte tiempo después de la meditación para darte cuenta de dónde te encuentras y levantarte gradualmente.

Centrarse en la respiración

Toma conciencia de tu respiración, sintonizándote con la sensación de aire entrando y saliendo de tu cuerpo mientras respiras. Siente que tu barriga sube y baja y el aire entra por las fosas nasales y sale de la boca. Presta atención a la forma en que cada respiración cambia y es diferente.

Date un descanso

Si te dejas llevar por tus pensamientos, ya sea con preocupación, miedo, ansiedad o esperanza, observa a dónde fue tu mente, sin juzgar, y simplemente vuelve a tu respiración. No seas duro contigo mismo si esto sucede.

La práctica de volver a la respiración y reenfocarse en el presente es la práctica mindfulness.

Este ejercicio enseña la meditación básica de Mindfulness.

Siéntate en una silla de respaldo recto o con las piernas cruzadas en el suelo.

Concéntrate en un aspecto de tu respiración, como las sensaciones de aire que fluye hacia tus fosas nasales y sale de tu boca, o tu barriga sube y baja al inhalar y exhalar.

Una vez que hayas reducido tu concentración de esta manera, comienza a ampliar tu enfoque. Toma conciencia de los sonidos, las sensaciones y tus ideas.
Abraza y considera cada pensamiento o sensación sin juzgarlo como bueno o malo.

Si tu mente comienza a acelerarse, vuelve a concentrarte en tu respiración. Luego expande tu conciencia nuevamente.

Leer: Crear un espacio zen para meditar en tu hogar y elevar la energía

Beneficios

Mindfulness mejora el bienestar. Ser consciente hace que sea más fácil saborear los placeres de la vida a medida que ocurren, te ayuda a participar plenamente en las actividades y crear una mayor capacidad para lidiar con los eventos adversos.

Al centrarte en el aquí y ahora, muchas personas que practican mindfulness descubren que tienen menos probabilidades de quedar atrapados en las preocupaciones sobre el futuro o se arrepienten del pasado, están menos preocupados por las preocupaciones sobre el éxito y la autoestima, y están mejor capacitados para formar conexiones profundas con los demás.

Mindfulness mejora la salud física, los científicos han descubierto que las técnicas de mindfulness ayudan a mejorar la salud física de varias maneras.

Mindfulness puede: ayudar a aliviar el estrés, tratar enfermedades del corazón, bajar la presión arterial, reducir el dolor crónico, mejorar el sueño y aliviar las dificultades gastrointestinales.

Mindfulness mejora la salud mental. En los últimos años, los psicoterapeutas han recurrido a la meditación consciente como un elemento importante en el tratamiento de una serie de problemas, que incluyen: depresión, abuso de sustancias, trastornos alimentarios, conflictos de parejas, trastornos de ansiedad y trastorno obsesivo compulsivo.

¿Cuánto tiempo y con qué frecuencia debo practicar?

El objetivo es hacer la meditación mindfulness regularmente, lo que no significa necesariamente que tengas que hacerlo todos los días. Los estudios han encontrado que meditar de tres a cuatro veces por semana puede tener grandes beneficios.

Si bien algunas personas meditan durante sesiones más largas, incluso unos pocos minutos todos los días pueden marcar la diferencia. Comienza con una breve sesión de meditación de 5 minutos y aumenta tus sesiones en 10 o 15 minutos hasta que te sientas cómodo meditando durante 30 minutos a la vez.

Algunos consejos a tener en cuenta:

Redireccionar suavemente. Si su mente vaga por la planificación, el soñar despierto o la crítica, observe dónde se ha ido y redirija suavemente a las sensaciones en el presente.

Intenta e intenta nuevamente. Si pierdes tu sesión de meditación prevista, simplemente comienza de nuevo.
Al practicar la aceptación de tu experiencia durante la meditación, se hace más fácil aceptar lo que se te presente durante el resto del día.